Archive for 29 enero 2013

Me gusta imaginar…

enero 29, 2013

Me gusta imaginar que cuando morimos nos desplazamos a otro lugar, nos tele-transportamos, de una forma similar al hiper-espacio de las películas de ciencia ficción, y sentimos algo parecido a un orgasmo sexual, multiplicado e incrementado, que impulsa nuestro corazón a otra dimensión, a otro mundo, mediante la fuerza del amor, que es la fuerza fundamental en la que se basa nuestro universo.

Tener vida

enero 26, 2013

Mmm… ¿Acaso se puede no tener vida?

Parece que no, respiramos, nos movemos, hablamos, hacemos cosas…
Pero desde un punto de vista figurado, sí podemos no tener vida.

En mis horas bajas yo me he sentido así.
He sentido que caminaba por la vida como si fuera un zombie.
Aunque hiciera cosas, no las vivía, no sentía mi vida.
Y es realmente triste vivir sin vida.

Si te sientes alguna vez así, párate.
Respira muy, muy hondo.
Y busca el amor en tu vida.

Puedes buscarlo en las personas que quieres, te importan y les importas.
Tus padres, tus hermanos, tu pareja, tus hijos, tus amigos…
Ellos seguro que te ayudan y te reconfortan.

Pero en última instancia, siempre tendrás que bucear en ti mismo.
Encuentra tu espacio para sentir la vida en su justa medida.
¡Sonríe y vive tu vida!

El vuelo de una mariposa

enero 7, 2013

Le pedí a mi media naranja que completara la frase:

“La vida es como…”

Y esta fue su respuesta:

“La vida es como el vuelo de una mariposa. A veces vuela rápido, a veces vuela despacio y a veces se para.”

 

Amar

enero 7, 2013

En su definición más extensa.

Amar es dar afecto.

Amar es perdonar.

Amar es compartir el sufrimiento ajeno.

Amar es compartir la alegría ajena.

Amar da sentido a la vida.

El sentido de la vida es… sentir

enero 7, 2013

Pararse a sentir, a tenerse en cuenta uno mismo.

A tomar conciencia de uno mismo, con mis virtudes y con mis defectos.

El auto-conocimiento es una pieza clave para darle sentido al puzzle de la vida.

Conocer mi propio vehículo es esencial.

Sin conocerlo, la ruta puede ser muy tortuosa y difícil.

Cuanto más me conozca y me entienda a mi mismo, mejor transitaré en mi vida.

Y podré cambiar la dirección, girar en el momento más adecuado o seguir por mi senda actual.

En resumen, cogeré el volante de mi vehículo.

Nosce te ipsum.