El problema de “Dios”

Con ello, me refiero a la importancia de la definición del término, del establecimiento de un axioma inicial a la hora de hablar, tratar un tema filosófico relacionado o discutir sobre su existencia o el sentido de la vida.

Sin haber establecido una definición clara y más o menos exacta mediante nuestro lenguaje, no podemos abordar un debate sobre “ello”, sin encontrar dificultades y puntos de desencuentro.

Si para una persona “Dios” es interpretado como un ser omnipotente, creador, divino y con barbas, y para otra persona es una especie de energía creadora y generadora de todo el Universo, es complicado que se llegue a un entendimiento, tanto si es para discutir sobre su no existencia como para expandir su comprensión si se acepta su existencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: